El concepto no puede ser más sencillo, llamamos transporte terrestre a todos aquellos medios que se desplazan sobre la superficie terrestre, quedando excluidos aquellos que se realizan por aire y agua, como la aviación o la navegación.

Con escasísimas excepciones, cuando se habla de transporte terrestre, se refiere a vehículos con ruedas, sin importar el tipo de tracción, que puede ser animal, humano, vapor, con motor de combustión, electricidad, etc.

Para estos desplazamientos, los humanos domesticaron animales, construyeron cientos de miles de kilómetros de carreteras y otras vías (como las de los ferrocarriles), y desarrollaron distintas clases de vehículos, desde carruajes movidos por caballos hasta trenes bala o grandes camiones.

Medios de transporte terrestre

La invención de la rueda, hace 5.000 años, propició el desarrollo de distintos medios de transporte terrestre, como las carretas y diversos vehículos impulsados por bueyes y caballos.

De hecho, los caballos y los coches movidos por tracción animal fueron la principal fuente de locomoción terrestre, hasta la aparición de los trenes a vapor, a principios del siglo XIX.

En el XIX surgió también la bicicleta y, poco antes de concluir el siglo, los primeros automóviles con motor de gasolina.

El siglo XX fue el siglo de la expansión de los vehículos que funcionan con combustible fósil: motocicletas, automóviles, camiones, autobuses, tractores, etc.

La Tierra se ha visto cruzada por carreteras rústicas y asfaltadas, autopistas, vías férreas, túneles y puentes. Las ciudades, por calles y avenidas, y bajo las más grandes telarañas de túneles por los que se desplazan los trenes metropolitanos.

Tipos de transporte terrestre

Con frecuencia, cuando se habla de transporte terrestre, es para referirse a aquel que moviliza gran número de personas o de carga; y suele dividirse en dos grandes grupos: el transporte que se mueve por carretera y el que se mueve por vías férreas.

Por la red de carreteras, además de los vehículos particulares, se desplazan grandes camiones con y sin remolques, llevando todo tipo de cargas. El transporte de carga terrestre utilizando camiones sigue siendo el principal modo de trasladar mercancías y productos en todo el mundo.

Por las carreteras también se movilizan a diario millones de personas utilizando distintas empresas de autobuses urbanos e interurbanos.

Los sistemas ferroviarios, por otro lado, continúan siendo un medio importante de transporte de carga y pasajeros.

Los trenes han continuado evolucionando tecnológicamente, y hoy en día hay trenes bala, como el “Gusano Blanco” de Alemania (ICE3), capaz de alcanzar los 330 km/h, o el Shanghái Maglev, en China, que viaja a 460 km/h, y en vez de ruedas se desplaza por levitación magnética.

El transporte terrestre español en cifras

España cuenta con una extensa red de carreteras, que abarca 1.165.361 km, de los cuales más de 17.000 km son autopistas o autovías, lo que la convierte en el tercer país del mundo, tras Estados Unidos y China, por extensión de vías de este tipo.

En cuanto a ferrocarriles, el país tiene más de 16.000 km de vías ferroviarias, y dispone de la red de trenes de alta velocidad más extensa de Europa, y la segunda del mundo (China es la primera), con 3.410 km en servicio.

Comprar Contenido Web Pruébanos 2x1 por 5,99 €

Temas #transporte terrestre